¡¡Cachetes Azamar y Benítez González, se pitorrean de MIYULI!!

Ruleta Tuxtleca

Por: Ángel Bravo Martínez.- En cada rincón del municipio de Catemaco el hampón de 7 suelas Jorge Alberto González Azamar y su padrino y “protector” legislador local del Estado, hacen alarde de cinismo y pedantería, al grado tal de pitorrearse del Uno de Veracruz y burlarse de todos y cada uno de los representantes de los órganos electorales, de los representantes del Orfis y del propio Congreso del Estado.
Es aquí precisamente, de donde es originario el diputado local Vicente Benítez González, donde el tema político está que arde, representantes de diversos partidos como el PRI, El Verde, Movimiento Ciudadano, Morena y otros más, están presentando serias denuncias en los órganos electorales, es escandaloso el tema de que ya rebasaron los gastos económicos de campaña de María Luisa Domínguez Bucio, quien va contendiendo a la alcaldía por el “Partido Nueva Tranza”, digo, es “Nueva Alianza”.
Todo el municipio dice que es el Partido Nueva Tranza, el caso es que Jorge Alberto González Azamar “El Cachetón”, cínico, perverso, pelafustán que siempre ha atentado contra los intereses de las familias catemaqueñas, le quiere heredar el cargo público a su flamante mujercita para que le cubra todo los actos de corrupción, los saqueos descarados económicos y de materiales que mandan las dependencias de gobierno federal como del estado, los adversarios políticos, que por cierto son muchos, están documentando todo con videos, fotografías y testimonios reales de cómo ésta mujer y su equipo de campaña, comandados por Cachetes Azamar y Benítez González, presuntamente está utilizando los recursos públicos económicos y humanos, federales, del estado y del ayuntamiento, para hacer labor de proselitismo, los mismos, están desesperados ya que las voces del pueblo han manifestado que no va a ganar en las urnas y más aún porque las encuestas la ubican en tercer lugar de la preferencia electoral.
En un intento desesperando el propio Cachetes Azamar ha instruido a los empleados del ayuntamiento a que se metan con todo y que anden pintando de turquesa los espacios públicos, como lo es el área del malecón en Catemaco, al mismo tiempos las unidades oficiales ostentan propaganda alusiva de la candidata perdedora y dicen que el que está metiendo varios millones de pesos para la campaña es su padrino de lujo, el legislador por Los Tuxtlas Vicente Benítez González, de esa magnitud la desigualdad ante los otros candidatos que de su propio bolsillo hacen lo que pueden para sufragar los gastos de la campaña, pues trasciende que sus dirigencias estatales y federales no les han dado ni agua hasta el momento.
Dice el pueblo que si Vicente Benites le apuesta a lo que ya está podrido, igualmente le van a dar la espalda, porque ya saben que quiere ser candidato a la diputación federal.
En contraparte, el tema de Karina Guzmán Chima, que es una joven mujer con hijos, madre soltera, y que ganó la simpatía, el cariño y afecto de todos y cada uno de los habitantes de Catemaco, su campaña política ha crecido como la espuma en el mar, hizo click con la ciudadanía y más con las mujeres, los pescadores, los ganaderos, la gente comerciante, los jóvenes estudiantes, los catemaqueños cuando dicen que sí, te apoyan y te respaldan, cuidado, esta gente tiene palabra y le dan cabal cumplimiento y van apoyar con todo y respaldar a Karina Guzmán quien va abanderada por Movimiento Ciudadano y va a pintar de naranja a Catemaco.
En el caso de María Luisa, el pueblo se pregunta ¿dónde está la intervención el ORFIS, que hacen los integrantes del Congreso o el propio Gobernador Miguel Ángel Yunes, no creo que Vicente Benites tenga tanto poder para evitar que se haga una auditoria exhaustiva a las arcas de la administración de Cachetes Azamar, porque el escabroso tema de la quema del ayuntamiento, la casa del pueblo, dijeron que fue un comando especial de malandrines plenamente identificados  que mandó, presuntamente, Cachetes Azamar para borrar toda evidencia de sus tropelías y desvíos de recursos federales, y quien días después se llenó la bocota en un noticiero local  diciendo que en las auditorias todo salió bien, resultando una blanca palomita, a otro perro con ese hueso.
Todo el pueblo de Catemaco asegura que fue el propio González Azamar quien orquestó la quema del palacio, ya pasaron siete meses de que cedió este atentado por lo cual el inmueble quedó mucho muy dañado y su reparación se estima en unos 40 millones de pesos, y es el momento en que la fiscalía del estado no ha actuado en consecuencia, no hay detenidos, ni materiales ni intelectuales, y en el colmo del cinismo y perversidad de cachetes Azamar, se cambió de domicilio argumentando que teme por su vida, cuando trae a su disposición media docena de pistoleros; ahora vive en San Andrés Tuxtla y la casa en Catemaco, que por cierto también fue allanada por los malandrines por órdenes suyas para hacerse la víctima, la rentó al ayuntamiento en la no despreciable cantidad de 40 mil pesos mensuales, “negocio redondo”, todo esto con el respaldo del ORFIS y la complacencia del Congreso, tanto Cachetes Azamar como Benítez González, bajo el amparo del “pinche poder” se pitorrean del Gobernador Miguel Ángel Yunes,  pero de la inteligencia del pueblo, no.
La auditoría que venga ahorita por parte de la federación, lo que haga el ORFIS y el Congreso local ese si le va a pesar y le va a pesar mucho, pero mientras tanto están frente a frente, evidentemente rivalizados políticamente, el cachetes Azamar con Sergio Guzmán, éste es el síndico del ayuntamiento y es padre de Karina Guzmán, y creo que a estas alturas está de por medio la sangre y el pellejo, éste hombre ha trabajado arduamente en los últimos años con los productores de diversas ramas a quienes atiende fehacientemente, está plenamente identificado con las masas populares y eso marca la enorme diferencia en las preferencias electorales ya descritas líneas arriba y que no la tumban ni con todas las diatribas e inventos de guerra sucia. Al tiempo.

PM STUDIO PRODUCTIONS

Busca tu CURP

visitas