Indigna la muerte de osezna atrapada en Coahuila

Indigna la muerte de osezna atrapada en Coahuila

Vecinos de la colonia Santa Cecilia, municipio de Castaños, y policías de esa localidad son investigados por el maltrato y la muerte de una cría de oso negro, especie declarada protegida desde 2010.

Los colonos reportaron la tarde del lunes el avistamiento de una cría hembra de no más de un año, a la que persiguieron y amarraron de patas, hocico y cuello.

Algunos pobladores publicaron imágenes de lo sucedido en redes sociales. Se observa a tres hombres y dos menores que tiran de las cuerdas.

Otras personas observan mientras algunos policías que atendieron el reporte ríen.

En un comunicado, el ayuntamiento de Castaños declaró que los agentes no participaron en la captura.

“No pudieron evitar que los habitantes del ejido terminaran con la vida del animal, pese a sus intentos por convencerlos de dejar a la cría escapar libre hacia su hábitat”.

El director de Recursos Forestales y Vida Silvestre de la Secretaría de Medio Ambiente del estado, Jorge Guerrero, señaló que se investiga a los presuntos responsables y se realiza una necropsia al osezno para determinar la causa de su muerte.

Una osezna de cuatro meses que fue atada por pobladores de la comunidad de Castaños, Coahuila, murió debido al maltrato.

El gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, reprobó la actitud de los habitantes y señaló que autoridades estatales y federales investigan el trato que recibió el ejemplar, cuya especie se encuentra en peligro de extinción. Foto tomada de Facebook.

Indicó que personal de las procuradurías de Protección al Ambiente federal y de Coahuila indagará si la cría murió a manos de la gente a fin de fincar responsabilidades por violaciones a la Ley General de Vida Silvestre y su reglamento, y la Ley General de Equilibrio Ecológico.

La muerte de osezna

Guerrero añadió que la Secretaría de Medio Ambiente reportó a personal del zoológico de Monclova lo acontecido y horas después personal de Protección Civil dio a conocer que el animal estaba muerto cuando ellos lo recibieron, por lo que se investigará si hubo responsabilidad de autoridades municipales.

El oso negro es una especie protegida por la norma oficial mexicana NOM-059-Semarnat-2010, por lo que está prohibida su caza.

En lo que va del año se han reportado por lo menos seis muertes de osos relacionados con el ser humano: cinco atropellamientos y el caso de Castaños.

El gobernador del Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, reprobó la actitud de los habitantes de Castaños y destacó que el oso negro es el “símbolo vivo de la conservación” en la entidad.

Con información de La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.